Skip links

Testimonio de Gloria Sosa

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”4.4.8″][et_pb_row _builder_version=”4.4.8″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”4.4.8″][et_pb_image src=”https://noeprevitera.com/wp-content/uploads/2020/08/gloriasosa.png” _builder_version=”4.4.8″ title_text=”gloriasosa” align=”center” hover_enabled=”0″][/et_pb_image][et_pb_text _builder_version=”4.4.8″]

Hola Noe, cómo estás?

Te conocí a fines de 2019, te escribí contándote de mis problemas de salud, mis dolores frecuentes de espalda, mi formación en cocina naturista, el amor que tenía por el remo, deporte que tuve que dejar por problemas con las rodillas y así. Me respondiste rápidamente, leí hasta el 4to newletters, había abandonado las dietas. Aunque ya venía en eso hace tiempo, quería dejar de hacer dietas, quería aprender a alimentarme bien, dejar de sufrir. Y tus newletters confirmaban lo que venía viviendo.

A los pocos días de tu respuesta, quedé internada de prepo, una super hernia de disco y dos vértebras fusionadas, había que operar si o si, no me podían tocar las piernas sin que gritara, no podía ir al baño, al menor movimiento, gritaba del dolor, como si me estuvieron golpeando hasta morirme.

A las horas de internación me dijeron que no me iba a ir sin ser operada, lloré mucho, tenía a mi amiga al lado abrazándome y diciéndome que llore todo lo que debía. No lloraba por miedo a la cirugía, lloraba porque hace 10 año tuve una cirugía de vesícula en la que la pasé muy mal, me tuvieron que abrir de lado a lado. Y apenas desperté, pensé “¿por qué estoy pasando todo esto? ¿Por qué mi cuerpo sufre tanto? ¿Qué le estoy haciendo?”. Entonces, sentí un “¿Qué estoy haciendo mal? ¿por qué me sigo lastimando? ¿cuál es el camino?” por todo eso lloraba.

Después de la cirugía dejé de leerte, no quería saber nada de nadie que me hablara de salud o conexión con el cuerpo, sentía que nadie me podía ayudar. Ya llevo más de 20 años con problemas de salud, tengo 31. Hasta dejé de ir a mi psicóloga, con la excusa de que no podía moverme de casa.

Sucedieron muchas cosas en mi vida en éstos 3 meses y 17 días. Pero voy a ir a la parte alimentaria, que aunque no quiera narrarte todo lo demás para no extenderme (porque puedo extenderme más!), todo ésta relacionado.

Dejé las dietas, definitivamente. Y comencé a comer todo lo que quisiera, todo! No me prohibí nada.

De a momentos me ponía muy mal, porque sentía que estaba aumentando de peso y no podía permitírmelo, no!! Acababa de tener una intervención quirúrgica de la columna, debía cuidarme. Pero no hice caso, comí todo.

Mi post operatorio y luego cuarentena (por el Coronavirus) me obligaron a una cosa, sentarme hablar conmigo misma. Comencé hacer cosas como dibujar, mi primera y gran pasión es el dibujo, pero durante 10 años no lo hacía, me resistía. Comencé a estudiar idiomas, siempre quise hacerlo y no podía. Me acordaba que en uno de tus newletters preguntabas que pasaría si dejamos de gastar en dietas mágicas para invertir en cosas que nos hicieran felices. Y ahí es donde la comida, comenzó a ocupar otro lugar. Siempre, me cocinaba lo que quería, pero empecé a dejar de comer dos platos o simplemente, me saciaba y dejaba lo que quedaba en el plato para otro momento (algo jamás visto en mi propia historia).

Después me acordé de que en algún momento mencionaste que la relación que tenemos con la comida es directamente proporcional a la relación que tenemos con todo. Y ¿Sabes qué? Tenías razón.

Antes de conocerte, y pasar por todo lo que me tocó pasar, mis amigues me conocían por mi facilidad por conseguir hombres. Siempre me decían “quiero ser como vos”. Muy a pesar de mi complejo con mi cuerpo, cabe destacar que debo andar pesando 110kg, siempre tuve levante y supe aprovecharlo durante los últimos años.

Cuando comencé con todo ésto de la re-conexión, ya no quise ver a nadie. Necesite un tiempo solo para mí, y la cuarentena era la excusa perfecta. Aunque en realidad, ya no tenia tanta necesidad de SATISFACERME. Comenzaba a encontrar un equilibrio, y no buscar satisfacerme por todos los medios. Esto no quita que el sexo no sea importante, pero yo que siempre cuestioné el consumo capitalista de los cuerpos, no podía contra esa lógica. Super loco, no?

Así como con la comida, porque además de comer más chocolates o helado, también me gusta mucho comer vegetales. Entonces empecé a dejar que mi cuerpo pida lo que quisiera, a veces quiere chocolate, a veces una mandarina, a veces quiere carne, a veces quiero una sopa de brócoli… lo mismo con el sexo, hoy solo tengo un compañero en mutuo acuerdo, no me está pasando de necesitar otros cuerpos (suena crudo, pero es también la realidad).

Y mucho de todo esto que vos estas leyendo, estaba en tus newletters. En la última semana, me tome el trabajo de imprimirlos a todos, es que no puedo leer en la compu o el celular, necesito tener el papel.

Hoy a la mañana mientras los leía, me cayeron dos fichas importantísimas. Una, mientras leía de atracones pensaba, ¿cuándo fue la última vez que te mandaste un super atracón? Y la respuesta fue, NO ME ACUERDO. Pero ese ‘no me acuerdo’ de que pasó mucho tiempo desde que tuve un atracón. Y la 2da, muy a pesar de la mi post operatorio y la cuarenta, sin ningún tipo de actividad física (pero ninguno, CERO), habré aumentado 2kg. Entonces pienso, si en casi 4 meses de no hacer absolutamente nada, no aumenté de peso (porque he aumentado mucho más en actividad y en menos tiempo), no estoy comiendo tan mal como toda mi vida lo pensé.

Y empecé a registrar que ya no como ¼ kg de helado, sino una bocha; que ya no como una tableta de chocolate, sino media o menos; que ya no obligo a comer todas las comidas, si en la merienda me mané una super merienda con todo lo que quise, ni ganas de cenar tengo y está bien.

Entonces estoy leyendo tus newletters, y en cada página voy reafirmando todo lo que decis.

Por eso, cuando me saltó que iniciabas un VIVO, me sume por primera vez. Y te lo tenia que decir, pero no tuve atracones en mucho tiempo.

Voy a seguir leyéndote, me faltan mucho. Y ahora mismo voy a comprar tu libro.

Si quiero sentirme bien conmigo misma, quiero seguir éste camino, porque quiero volver a remar y sentirme plena.

Gracias Noe! Te sigo.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Leave a comment